Defensora de género y protección, nominada para el premio humanitario de Bond

Defensora de género y protección, nominada para el premio humanitario de Bond

En su motocicleta, Christine, defensora de género en World Vision, recorre las comunidades de Sudán del Sur para inspirar a las niñas y mujeres a hacer valer sus derechos. Su trabajo y esfuerzo le han valido la nominación al Premio Humanitario de Bond. ¡Para nosotros es la ganadora!

La Coordinadora de Reintegración Social, Género y Protección de World Vision en Yambio, Sudán del Sur, Christine Ngbaazande,  fue nominada para el prestigioso Premio Humanitario de Bond que reconoce a "superhéroes olvidados en el campo humanitario". 
Christine ha trabajado con World Vision desde 2016 y ha inspirado activismo por los derechos y el respeto de las mujeres y las niñas en Yambio:
"Doy gracias a Dios y a todos en World Vision que han apoyado el esfuerzo para acabar con el estigma contra las sobrevivientes de violencia sexual y respetar los derechos humanos de las mujeres. Hoy, tengo la capacidad de hablar con cualquier persona, mujeres, líderes de la iglesia, incluso con los funcionarios del gobierno. Puedo abogar en nombre de todas las mujeres y niños marginados para ayudarlos a hacer realidad sus derechos humanos y cuidar a las sobrevivientes. Me siento honrada de ser reconocida por este trabajo ", agrega.
Christine comenzó a trabajar con mujeres para romper el estigma experimentado por las sobrevivientes de violencia sexual y los niños nacidos de violaciones. También ayuda a capacitar a líderes religiosos, grupos de mujeres y líderes juveniles para que se conviertan en defensores locales de la aceptación social, alienten a las sobrevivientes a buscar asistencia y un mayor respeto por los derechos de las mujeres y las niñas. Junto con más de 50 defensores locales que ella ha capacitado, pudieron cambiar actitudes y comportamientos, aumentando la aceptación social de los afectados por la violencia. Los líderes religiosos que se asociaron con ella tienen el mayor elogio para Christine y su equipo en sus incansables esfuerzos por apoyar a los más vulnerables y por hacer que los líderes rindan cuentas por lo que prometieron hacer.
 
En las áreas donde trabajamos, especialmente en lugares remotos donde la presencia gubernamental es limitada, los líderes religiosos son socios especialmente útiles para que World Vision logre sus metas de desarrollo infantil, por esta razón trabajamos de forma estrecha con ellos. Nuestra condición de organización cristiana nos permite  establecer relaciones de confianza con los líderes religiosos de diferentes confesiones para trabajar de forma conjunta por la infancia. 
 

Hoy, Christine aborda otros temas difíciles en Yambio. 

En febrero de 2018, comenzó el proceso de desmovilización de 752 niños soldados. Estos niños fueron temidos por su comunidad por sus actos pasados, mientras que las niñas también fueron fuertemente estigmatizadas como niños soldados y sobrevivientes de violencia sexual. Christine ha inspirado a sus defensores locales para que actúen, en este caso, la aceptación de niñas y niños, ex niños soldados y también sobrevivientes de violencia sexual.
Como resultado de sus esfuerzos, la comunidad se está uniendo después de una guerra civil desgarradora, apoyando a estos niños y niñas para que se conviertan en niños nuevamente y encuentren el perdón. Christine continúa teniendo un impacto duradero en su comunidad, a través de su trabajo directamente para cambiar las actitudes y ayudar a las comunidades a aceptar a aquellos que han experimentado un trauma extremo. Es un reto para las mujeres en Sudán del Sur trabajar independientemente y adoptar posiciones de liderazgo, pero Christine rompe el estereotipo. Es una de las pocas mujeres que conduce sola. Ver a Christine conduciendo su motocicleta para apoyar a los defensores locales es una inspiración para las jóvenes.