Grace cambió su vida, de un grupo armado a la universidad

Grace fue apartada de su aldea en el norte de Uganda por el Ejército de Resistencia del Señor (ERS) cuando tenía 12 años. El año anterior, el grupo había asesinado a su padre. Vivir con miedo formaba parte de su vida.

El ERS, liderado por Joseph Kony, secuestró a más de 25.000 niños durante sus 20 años de conflicto con el gobierno de Uganda. "Secuestran a niños porque son más fáciles de lavar el cerebro. En nuestra cultura, se te enseña a no cuestionar a los adultos. Y los niños no tienen miedo porque no saben nada sobre la muerte", dice Grace. Poco después de su secuestro, forzaron a Grace a casarse con el segundo al mando de Kony, Otti Lagony.

Para disuadirlos de que intentaran escapar, los líderes del grupo obligaban a los niños a castigar a los que intentaban matarlos a golpes. Aproximadamente un año después, recibió un disparo en el pecho durante la batalla. Sus compañeros soldados intentaron quitarle la bala con una cuchilla de afeitar y aliviar el dolor. Limpiaron la herida solo con agua hirviendo.

Una nueva vida

En mayo de 2001, vio su oportunidad y escapó con otras dos personas. Corrieron durante horas hasta que llegaron a un cuartel del gobierno. Poco después, Grace fue entregada a funcionarios de la ONU que la llevaron a un centro de rehabilitación de World Vision, no lejos de su aldea.

Grace finalmente pudo regresar a la escuela y más tarde ayudó a otros ex niños soldado que asistieron al centro. Ahora Grace vive en Australia y se ha graduado en la Universidad en Trabajo Social. También ha apadrinado a un niño en Uganda a través de World Vision.

¿Cómo está trabajando World Vision en Uganda para ayudar a los niños soldados? El Centro de Reintegración Niños de la Guerra de World Vision ha rehabilitado a unos 15.000 ex niños soldado, incluida Grace. Hoy, World Vision lleva a cabo programas de construcción de paz con niños ugandeses y jóvenes refugiados de Sudán del Sur para educarles en la tolerancia y capacitarlos en la resolución de conflictos para evitar que continúe el ciclo de violencia.