La vida de un evacuado por el Tifón en Filipinas

La vida de un evacuado por el Tifón en Filipinas

Estel y su hija de 11 meses, Yesha, junto con sus padres fueron evacuados un día antes de que el tifón Mangkhut (Ompong) llegara a la provincia de Cagayan la madrugada del 15 de agosto. Su centro de evacuación, un gimnasio, estaba lleno con más de 500 personas de diferentes pueblos costeros.

Por Lanie Carillo, World Vision Filipinas

"No es cómodo quedarse en un centro de evacuación", dice Estel, de 27 años, sobre su experiencia como evacuada por primera vez. "Solo había dos estancias: una para mujeres y otra para hombres. Por lo general, termina sucia y emite un olor nauseabundo. También estamos durmiendo en un cartón. La ventilación tampoco es buena", dice. Su hija actualmente sufre erupciones en la piel después de permanecer dentro del centro de evacuación durante días.

Estel solía trabajar en Manila y se mudó al quedarse embarazada. Su esposo está en Manila, trabajando por un sueldo mensual bastante escaso que manda puntualmente a su familia.

"El viento soplaba tan fuerte alrededor de la una de la madrugada. Todos temíamos que el techo del gimnasio se volara. Daba miedo. La mayoría de nosotros no dormimos esa noche. Simplemente escuchábamos y rezábamos para que el techo del gimnasio fuera lo suficientemente fuerte para resistir el tifón. ​​Lo hizo ", dice ella.

Al igual que Estel, la mayoría de las familias que evacuaron viven a lo largo del Río Chico, el río más extenso de la Región Cordillera. También es el llamado "río de la vida" porque proporciona a las familias el agua necesaria para sus cultivos de arroz y maíz. Sin embargo, una vez que llueve fuerte, el río Chico se llena y causa inundaciones, poniendo en peligro a las familias que viven a lo largo de su orilla. En este momento la mayoría de las familias desconocen la situación de sus cosechas y de sus casas. Seguramente lo han perdido todo.

Las consecuencias del Tifón Mangkhut

El tifón Mangkhut afectó a más de 500.000 personas, dejando muchas de las provincias al norte sin electricidad. Baggao, la ciudad donde el tifón tocó tierra, no tiene electricidad ni señales de comunicación, lo que dificulta las comunicaciones.

World Vision trabaja en coordinación constantemente con el gobierno local y las autoridades para obtener una mejor comprensión del impacto de Mangkhut en las áreas afectadas a medida que aumentan los informes sobre la gran devastación y el número creciente de víctimas, que ahora cuentan más de 60.

Gracias a nuestra presencia en el país hemos sido capacez de apoyar a las familias desde el primer minuto proporcionado kits de higiene, que consisten en jabón de baño, pasta de dientes, jabón dental, compresas sanitarias, conjuntos de ropa interior, entre otros, a unas 350 familias afectadas en Tuao, Cagayan. El equipo comenzará en las próximas horas la entrega de ayuda en Baggao, para brindar ayuda a 350 familias más.