Miedos y sueños alrededor del mundo

Ocho años después del comienzo de la guerra en Siria (15 de marzo), los jóvenes refugiados todavía viven con temor a la violencia. Esto sucede a pesar de que muchos de ellos hayan vivido en los países de acogida durante gran parte o durante toda su vida. Sus sueños se parecen a la del resto de niños del mundo, pero ¿y sus miedos?

Abla, de 16 años, huyó de Jordania en 2013 cuando estaba en cuarto curso. Se siente muy atraída por los temas de justicia social y quiere ayudar anhela a su comunidad. Le gustaría trabajar como abogada para evitar los matrimonios prematuros que ve a su alrededor. El matrimonio infantil ha sido un problema importante durante la crisis de Siria, ya que las familias luchan para mantener a sus hijos y mantenerlos seguros. Abla también quiere trabajar con los más vulnerables: los huérfanos, los ancianos y las personas con necesidades especiales.
El 83% de los niños sirios con los que hablamos soñaban con obtener ciertas profesiones.

Son muy conscientes de lo importante que será continuar su educación para lograr esos sueños. Lamentablemente, casi 3 millones de niños están actualmente fuera de la escuela debido al conflicto, ya sea en Siria o viviendo en países de acogida.

Batoul, de 15 años, vive en Jordania y aunque está un año atrasada en la escuela, es buena amiga de Abla y se visitan con frecuencia. Batoul y su familia huyeron de Siria en 2014. Le gusta dibujar, puede esbozar sus sueños, independientemente de lo que sucede a su alrededor o de las historias que escucha en su hogar.

"Mi mayor temor es que más cosas malas le sucedan a nuestro país, Siria. Las cosas que hubiéramos pensado que no eran posibles, que sucedieron, y las cosas malas siempre pueden empeorar. Temo mucho por los niños inocentes que no tienen nada que ver con todo lo que sucedió".

Batoul espera un día combinar su amor por el dibujo con el de los vestidos y la confección. Sueña con un día conocer a Elie Saab, en su estudio de moda, y convertirse en diseñadora con prestigio.

Aparte de su propio futuro, los niños también tienen esperanzas para el de Siria. Sueñan que el conflicto terminará pronto y que Siria será pacífica y próspera nuevamente. Muchos de los niños con quienes habló World Vision nos contaron sus esperanzas de participar en la construcción del futuro de Siria.

NUESTRO TRABAJO, NUESTRA ESPERANZA

La respuesta de World Vision a Siria ofrece a los niños apoyo psicosocial y les brinda educación para su recuperación, habilidades para la vida y lugares seguros para jugar.Nuestra esperanza es que estas actividades les ayuden a través de sus experiencias, a educarlos sobre sus derechos y cómo protegerse y resolver conflictos sociales de manera pacífica. 

Estamos comprometiendo a los maestros a promover un ambiente de protección para los niños en la escuela, capacitando a los padres y cuidadores en Disciplina Positiva y estableciendo Comités de Protección Infantil Basados ​​en la Comunidad para reconocer y referir todos los casos de violencia, incluyendo abuso físico, emocional y sexual, trabajo infantil y matrimonio temprano. Nuestro personal también está capacitado para identificar violaciones de protección infantil.

A nivel internacional, abogamos porque los donantes se comprometan a financiar los proyectos para satisfacer las necesidades básicas de los niños, como la educación y la atención psicosocial, para que los niños y sus familias estén protegidos de los retornos forzosos a sus países de origen, y para que la comunidad internacional apoye los esfuerzos de reconstrucción cuando sea el momento adecuado. En particular, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas debería utilizar todas las herramientas diplomáticas a su disposición para detener las atrocidades y proteger a los niños y sus familias.